Descubriendo la Tour Saint-Jacques

Foto desde el exterior de la Tour Saint-Jacques

Muchos son los turistas (e incluso muchos los parisinos) que no conocen la historia de La Tour Saint-Jacques (Torre San Santiago en Español). Quizás porque solo hasta el 2009  fue re-abierta al público después de una restauración de casi 10 años. Incluso yo, que he pasado muchas veces por allí, solo sabía que era el vestigio de una antigua iglesia.

Pues uno de mis propósitos de este verano, fue descubrir la solitaria Torre Saint-Jaques, y hoy para despedir mi estación favorita, les comparto un resumen de su historia y lo que debes saber si deseas visitarla, además de un par de datos meticulosos como nos gusta en Descubre París.

 

Historia de la Tour Saint-Jaques
Interior de la Torre Saint-Jacques con una perspectiva hacia arriba
Interior de la Tour Saint-Jacques, Fotos©Descubre París

Para entender la historia de la Tour Saint-Jacques, hay que remontarse a la París que estaba demarcada por una primera muralla medieval. La Compañía de los Carniceros (si, nada glamuroso pero muy poderosos, como la Compañía de los Comerciantes que fundó el Hôtel de Ville), se estableció afuera del gran mercado que era Châtelet y según se dice, tenían mucho dinero y mandaron a construir una iglesia en honor de San Santiago el Mayor, sobre los vestigios de un templo encontrado y que data de mucho antes (incluso hay leyendas que hablan de tiempos de Carlomagno).

Años después, la iglesia fue comprada y desmontada a condición de conservar la torre. Posteriormente fue adquirida por un industrial, para crear una fundición de balas de plomo para cacería. La altura de la torre era suficiente para que las gotas de plomo que cayeran se enfriaran al llegar abajo (50 metros de alto).

Después de dos incendios, la Torre fue comprada por la Alcaldía de París, y hacia 1852, cuando empiezan los trabajos de excavación de la Rue de Rivoli, se decide realizar una primera  restauración de este lugar, en gran parte financiado por Nicolas Flamel, un millonario burgués francés, y que incluso tiene sus iniciales en los vitrales, al igual que las del arquitecto encargado Théodore Ballu.

La torre campanario Tour Saint-Jacques es entonces el único vestigio de la iglesia Saint-Jacques-La-Boucherie (literalmente San Santiago-La Carnicería), que fue mandada a construir en honor de San Santiago el Mayor. Su decoración actual, de estilo gótico flamígero, es el resultado de otro proceso de restauración iniciado por Napoleón III.

Finalmente fue de nuevo restaurada entre 2001 y 2009 y hace parte del Patrimonio mundial de la UNESCO y del “Camino de Compostela”.

 

Una torre llena de leyendas
Parte baja de la Tour Saint-Jacques en donde esta la estatua de Blaise Pascal
Blaise Pascal, Tour Saint-Jacques. Fotos©Descubre París

Dos leyendas me llamaron mucho la atención sobre esta torre, la primera (y la más evidente, pues en la base de la torre hay una estatua muy grande de Blaise Pascal) es que se dice que durante la Revolución la Torre Saint-Jacques no fue demolida porque Blaise Pascal (el famoso matemático y físico) había retomado allí sus experiencias sobre la presión atmosférica. Esta leyenda es falsa, pues Pascal realizo estos experimentos en la iglesia San Santiago de los Altos Pasos (Saint-Jacques-du-Haut-Pas) ubicada en el distrito 5 de París.

Acercamiento a los vitrales de la Tour Saint-Jacques para ver de cerca las iniciales de Nicolas Flamel en ellos
Vitrales de la Tour Saint-Jacques con las iniciales de Nicolas Flamel. Fotos©Descubre París

La otra, es que se dice que Nicolas Flamel (quien junto a su esposa financiaron la restauración de la torre y de quienes hay una representación en el portal norte), era un alquimista, que convertía los metales en oro al haber encontrado la Piedra Filosofal. Esto le dirá mucho a quienes leyeron y/o vieron el primer libro/película de Harry Potter, en donde se menciona a Nicolas Flamel y la piedra filosofal. Pues resulta que Flamel, era muy rico porque había tenido una carrera prospera y porque se casó con una viuda rica. Eso se puede llamar una forma interesante de convertir el metal en oro.

 

Cómo visitar la Tour Saint-Jacques
Vista exterior de la Tour Saint-Jacques desde a bajo y con la luz del sol detrás
Tour Saint-Jacques Fotos©Descubre París

Actualmente la Ville de Paris ha entregado la organización de las visitas de la Tour Saint-Jacques a la agencia “Des Mots et des Arts”, una agencia parisina, que realiza talleres, visitas guiadas y visitas temáticas (muy interesantes para los fanáticos de la historia).

Las visitas son principalmente en francés, pero también en inglés. Desafortunadamente no hay en español, pero si las ganas te pueden, y no tienes pereza (ni problemas de rodilla, de corazón o de claustrofobia), puedes sin problema reservar tu visita en la web de la agencia encargada y aunque no entiendas mucho, tendrás acceso a un lugar único, que solo está abierto durante el verano y que tiene una vista fantástica de París, en 360 grados. El precio es de 10€ y está estrictamente prohibida a menores de 10 años y a bebes.

Deberás reservar y pagar en línea (los grupos son pequeños), el día de la visita llegar muy puntual al lugar de recepción (una pequeña cabina azul a un lado del parque), los encargados verificarán tu inscripción, te entregan un tiquete, y luego empieza la visita.

La introducción es en la base de la torre, y luego se inicia el ascenso a un primer nivel (50 escalones para calentar las rodillas), luego 70 más y finalmente el resto, para un total de 300 escalones (es como subir al Arco del Triunfo).

La vista de París te dejará sin palabras.

Vista de Paris desde la Tour Saint-Jacques, se ve el rio sena, la Torre Eiffel y el Museo d'Orsay
Vista de Paris desde lo alto de la Tour Saint-Jacques Fotos©Descubre París
#DatoMeticuloso 1

La Plaza de la Torre Saint-Jacques fue la primera plaza dotada y equipada de París y fue creada en 1856 después de la adquisición del terreno por parte de la Ciudad de París, como parte de las grandes transformaciones que realizó en la ciudad el Barón Haussmann, y que buscaban principalmente mejorar la higiene y la circulación en el centro de la ciudad.

Para llegar a la Plaza de la Torre Saint-Jacques (Square de la Tour Saint-Jacques) puedes tomar las Líneas de Metro 1, 4, 7, y 11 y bajarte en Châtelet (y caminas 4 minutos) o las Líneas de Metro 1 y 11 hasta Hôtel De Ville, y caminas sobre la Rue de Rivoli hasta que te encuentres con la plaza y la torre.

#DatoMeticuloso 2

En la parte alta de la Torre, se destacan, al igual que las gárgolas, una gran estatua de San Santiago (de pie) y 4 estatuas que son las representaciones alegóricas de los 4 evangelistas: El León (San Marco), el Toro (San Lucas), el Ángel (San Mateo) y el águila (San Juan). Estas estatuas miden aproximadamente 4 metros de alto. Están acompañadas de 18 estatuas de santos que decoran los laterales de la torre.

 

Así que ya sabes, si vienes en verano y hasta el 3 de noviembre, podrás realizar una visita guiada de la Tour Saint-Jacques. Entre 10:00 a.m. y 17h00 (5 p.m.) de viernes a domingo, comprando los tiquetes en la página Des Mots et Des Arts y si hay cupo directamente en la ventanilla (una casita azul a un lado del parque). Si no te quieres preocupar por nada, puedes pedirnos que te diseñemos una guía personalizada, donde podremos crear para ti el itinerario que desees.

 

París te espera.

 

A bientôt!